¿Conoces tu cuerpo?

Esta imagen es el mapa de tu cuerpo. ¿Lo conoces de la cabeza hasta los pies? ¿Te gusta y te sientes bien con cada una de las partes? o, ¿quizás haya alguna que no demasiado? Conocer el propio cuerpo y aceptarlo es muy importante para autocuidarse, quererse uno mismo y poder disfrutar de tu cuerpo y el cuerpo del otro.

Y, ¿cuáles son tus zonas erógenas? Aquellas partes del cuerpo que son más sensibles, que encienden la excitación y el deseo y que no necesariamente son los genitales. Te propongo que las descubras y que las experimentes, ésta vez, con más atención y consciencia.