Icono del sitio Júlia Campo

rabia

Cuando sentimos rabia, la zona del cerebro más «humana» deja de funcionar (para decirlo de alguna manera) y la parte más instintiva y «animal» es la que toma el control. Por eso, cuando las personas sienten rabia con muchísima intensidad pueden llegar a decir y a hacer cosas que luego no se acuerden.

La rabia es básica para la supervivencia: se activa cuando vivimos una injusticia y nos ayuda a poner límites. El tema es saber transmitirla sin llevártelo todo por delante, es decir, con asertividad.

Pero en algunos casos, la rabia ha sido reprimida; se ha vivido una situación injusta y, por el motivo que fuere, no se pudo hacer nada al respecto. Quedó allí. Con toda la energía. Con todo el odio. Y eso, consume; y consume mucho.

Por eso te invito a que si has vivido una situación injusta, un engaño, un abuso,… te des la oportunidad de contactar con ella y tratarlo.

Salir de la versión móvil