anorgasmia

En mujeres

Ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo tras una fase de excitación sexual normal. Las mujeres muestran una amplia variabilidad en el tipo o intensidad de la estimulación que desencadena el orgasmo. El diagnóstico de trastorno orgásmico femenino se debe hacer cuando la opinión médica considera que la capacidad orgásmica de una mujer es inferior a la que correspondería por edad, experiencia sexual y estimulación sexual recibida.

La alteración provoca malestar acusado o dificultad en las relaciones interpersonales.

Posibles causas

Las principales causas de la ausencia de orgasmos pueden ser un mal aprendizaje y / o problemas de ansiedad.

Puede que la mujer no haya aprendido a estimularse bien para conseguir una buena excitación o que no le comunique a su pareja como le gusta que le estimulen por miedo o vergüenza.

También suele darse una fuerte ansiedad a la hora de tener relaciones sexuales por miedo al rechazo o al abandono.

Aunque el orgasmo es importante para una mujer, no lo es mucho ni tampoco necesario y obligatorio experimentar para disfrutar plenamente de la sexualidad. Cuando una práctica como la penetración o el orgasmo mismo se convierte en “sagrado”, se pierde la mitad del disfrute sexual porque una está pendiente y obsesionada por su ocurrencia y obvia o margina otras vivencias también importantes. Además, cuando no pasa el “imprescindible”, se siente fracasada, desilusionada y muy desgraciada.

La sexualidad es mucho más que tener y tener orgasmos. La idealización del orgasmo conlleva a marginar otras vivencias. Sería conveniente contemplarlo como una eventual consecuencia y no como objetivo de la actividad sexual.

Es mucho lo que se ha escrito sobre el orgasmo y la capacidad multiorgásmica de la mujer pero aún así perduran ciertos mitos y mentiras. Es frecuente ver mujeres esperar disfrutar de orgasmos como aquellos que se ven en las películas donde la mujer después de un escaso juego erótico y de unos cuantos besos y caricias, es penetrada por el hombre y consigue disfrutar de un orgasmo instantáneo, simultáneo e incluso múltiple, gimiendo alocadamente y arqueando la espalda mientras sigue moviendo enérgicamente la pelvis. Son muchas las que creen que los orgasmos son como explosiones de fuegos artificiales, que se dan temblores por todo el cuerpo, y que chilla como una loca.

Todos estos mitos crean falsas expectativas y frustraciones entorno a la vivencia de la sexualidad. Esperando los fuegos artificiales se pierden todo el placer del encuentro sexual, o bien, viven el orgasmo con frustración y resignación porque no es como esperan o cómo creen que debería ser.

En hombres

Ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo, tras una fase de excitación sexual normal, en el transcurso de una relación sexual normal. El diagnóstico clínico debe realizarse teniendo en cuenta la edad del individuo, considera adecuada en cuanto a tipo de estimulación, intensidad y duración.

El trastorno provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.